sábado, 27 de noviembre de 2010

Dejad que los soñadores sueñen...

Me despierto con tu beso
y el sonido de la lluvia
aún no sé si fue real...

Completamente feliz,
a tu lado
sintiendo la serenidad
que me reportó la noche.

Noto aun tu calor
pero al buscarte en la cama
no estás,

Tu olor en mi memoria
tus caricias
¿ha sido un sueño verdad?

Dejad que los soñadores sueñen...

1 comentario:

Unai dijo...

Lo panchos, que grandes eran... lo que le gustaban a mi padre.

Un saludo.