viernes, 2 de abril de 2010

Reencuentro

Como cada año, voy al palco de las sillas de la Semana Santa para hacer como que veo las procesiones.

Esta es una costumbre antigua que viene de generación en generación, creo que nací y allí estaba yo con mi madre. Tengo que reconocer que no distingo ni un Cristo ni una Virgen...¡qué dejadez!

Fuimos creciendo, y volvíamos año tras año, mientras jugábamos a los barquitos, al ahorcado, pedíamos dinero para un helado o una hamburguesa e íbamos a comprarla al Mcdonald.

Es igual que una comunidad de personas que solamente te reencuentras con ella, ves, saludas y convives durante una semana, lo que dura la Semana Santa y que durante el año parece habérsela tragado la tierra, porque no las vuelves a ver.

Este año, la cosa ha cambiado, mi madre tiene poca movilidad y ayer fui sola y me puse a observar...

Y mientras observaba recordaba todo esto, como he conocido a muchos de ellos y cuales son los que ya faltan.

Las nuevas generaciones...y como hay algunas personas que han envejecido o se han estropeado más de la cuenta.
Y mientras con la mente me iba diciendo esto...me vino una idea que me horrorizó, "si yo las veo tan mal...¿cómo me verán a mi que tampoco me han visto hace un año?

1 comentario:

Mayte dijo...

Mafa, no te agobies por como te ven, sino como por como te sientes tú eso al final es lo que realmente importa aunque cueste llevarlo a cabo ;)

Un abrazo y bonitos días, que tu madre mejore.