viernes, 29 de mayo de 2009

¿Por qué se pierde?


Estoy en racha de catalepsia. (La Catalepsia es un estado biológico en el cual la persona yace inmóvil, en aparente muerte y sin signos vitales, cuando en realidad se halla en un estado consciente, el cual puede a su vez variar en intensidad: en ciertos casos el individuo se encuentra en un vago estado de consciencia, mientras que en otros pueden ver y oír a la perfección todo lo que sucede a su alrededor). En esta época mi estado anímico me convoca para realizar una observación de todo lo que me rodea, a reflexionar, digamos que me vuelvo metafísica como los presocráticos en el ágora de Atenas...Muchas veces me he preguntado el por qué llego a este estado de forma cíclica? La respuesta es obvia, estoy volviendo a perder mi autoestima lo que genera una pérdida de mi hiperactividad y mi forma de actuar compulsiva lo que conlleva que me esconda como un cangrejo. Observo que existen mujeres fantásticas, con perfiles envidiables que nunca van a llegar a ser felices....y me pregunto...No son guapas?, Tienen buen físico, de alta cultura y glamour...¿qué les puede faltar para no encontrar a una persona que las haga sentir como verdaderas reinas? Y a partir de este razonamiento viene la pregunta referida a mi....Si mujeres así no consiguen ser felices, ahora cuadra menos que existan verdaderos cardos borriqueros que manipulen y vivan como reinas...Siendo esto así...entonces me tengo que encuadrar en estas maravillosas mujeres que aunque envidiables no triunfamos...¿Alguien me puede explicar los motivos?
Llevo unos tres años en los que mi deporte favorito es el de tropezar....tropiezo con las puertas, tropiezo por la calle con extraños, tropiezo con los hombres y hasta con amigos..¿Debo plantearme un exámen a fondo para iniciar una metamorfosis?
Pues mirad no! que se adapte la gente a mi....qué caramba!!! y si no intereso....que corra el aire.



video

1 comentario:

Fritz dijo...

La catalepsia es uno de los estados idoneos para crear. Aprovecha ese estado en que te condundes con el ambiente y yaces en la rueda del tiempo, inmovil, al fin.