domingo, 27 de septiembre de 2009

La imagen de una persona y lo que realmente somos


La imagen de una persona es muy importante ya que es lo que ficticiamente piensan el resto de personas de lo que tú eres. Y digo ficticiamente porque muchas veces damos una imagen errónea tirando toda nuestra reputación por el suelo.

Hay personas que a la visión de otras parecen de una forma, por su forma de hablar o de comportarse sin exteriorizar lo que sienten y sin embargo a la hora de la verdad pueden ser el tipo de personas que te pueden sorprender ya que en los momentos difìciles donde nadie te tiende una mano y suelen ser los momentos claves en los que te das cuenta quienes son amigos, ahí está esa persona de la que nunca esperarías nada...

Y no solo hablo de la forma en la que actuan, también el aspecto físico o la manera de vestirnos nos puede encasillar en un modelo o forma de ser.

Por ello no se debe juzgar a nadie sin conocerla, sin haber hablado más de una vez con ella o ver como funciona y aún así todos tenemos prontos, malos días y derecho a equivocarnos por lo que siempre es necesario dar una segunda, incluso tercera oportunidad siempre.....

2 comentarios:

Chesana dijo...

A mí personalmente siempre me ha sorprendido el cómo se me ve desde el otro lado de mí. No hablo físicamente porque en ese sentido soy un "dechado de despropósitos", si no lo que llamamos "esencia", ese fondo que muy pocos alcanzan a ver.

Generalmente no concuerda en absoluto el cómo se me ve o creen verme a cómo soy realmente. O eso dicen quienes de verdad me han "mirado".

Margot dijo...

"Todos ven lo que tú aparentas; pocos advierten lo que eres." N. Maquiavelo.

Con esta frase del Micer, me suscribo a tu pensamiento. Es la comodidad de no querer conocer a las personas, la comodidad de anclarse en esa pobreza de espiritu que te dicta el: "hasta aquí he llegado" y -por si acaso, me planto- es esa comodidad la que lleva a algunas personas a juzgar a otras; a quedarse con una apariencia, con su visión sesgada... ven, lo que desean ver.

Un cordial saludo.

PD. Chesana tiene razón, ese fondo, que ella tiene, es el que muy pocas personas alcanzan a ver.